de frustraciones

Desde hace unos años casi todos los automóviles disponen de un sistema OBD. Un estándar que permite un control y monitorización casi al completo del motor y otros dispositivos del vehículo. Normalmente, en una revisión, se conecta con el OBD y se analizan tanto los datos con el coche en funcionamiento como los que el sistema ha ido almacenando.

En algunos casos el cockpit del coche permite interactuar con el OBD. Algunos sistemas populares son MMI de Audi,  iDrive de BMW o Comand de Mercedes-Benz.

He tenido la oportunidad de trastear bastante con estos tres interfaces. Ninguno de ellos solventa con holgura los principios más elementales de usabilidad y diseño de interacción (y no será por falta de medios o recursos).

  • aprendizaje: ¿cómo de intuitivo resulta hacer algo la primera vez que te enfrentas al interfaz?
  • efectividad:  una vez medio aprendido el interfaz ¿cuánto se tarda en descubrir y llevar a cabo otras funcionalidades?
  • recuerdo: ¿sabré usarlo bien la próxima vez que me enfrente a él cuando haya pasado un tiempo?
  • errores: ¿qué indulgencia tiene el sistema ante los errores no forzados?
  • satisfacción: ¿se siente placer al interactuar con el interfaz?.

Añadirí­a otro punto más:

  • distracción: tiempo mirando la pantalla del interfaz versus tiempo centrado en la conducción.

Muchos de los diseños más logrados de la historia provienen de frustraciones. Alguien, hundido ante una tarea imposible de solventar con lo existente, colérico por no encontrar nada que satisfaga una necesidad o desesperado por no poder adaptar algo creado, se pone manos a la obra y con tal de no volver a sentirse impotente nunca más, crea algo que el público convierte en un grito alborozado de “¿por qué nadie lo habí­a hecho antes?”.  Ahí están la vinagrera de Marquina o el mismo Youtube.

Los chicos de DevToaster precisamente por esto, han creado Rev, un escaner del OBD que transmite via wifi al Iphone/Ipod touch toda la telemetrí­a del vehí­culo tamizada por un interfaz táctil e intuitivo,  liberalizando los datos del corsé de los interfaces/diseños de los aparatosos sistemas creados por los fabricantes:

Accediendo al OBD, se puede saber desde la emisión de gases, hasta las revoluciones por minuto, pasando por la posición del acelerador o el gasto de combustible…hasta varias decenas de cosas más.

La aplicación en versión lite, se puede descargar de la AppStore gratis. Sin el hardware OBD/WLAN sólo podremos disfrutar de la telemetrí­a de aceleración (la que en las transmisiones de F-1 hace relación a las fuerzas G) y la navegación GPS.

Rev en acción

Para el resto de opciones hay que esperar a que está el hardware disponible. Lo mejor es seguir atentos al web de Rev a la espera de noticias para poder difrutar de todas sus opciones.

opciones de Rev

 

3 thoughts on “de frustraciones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *