In Bb 2.0 y Manuel Castells

Hace unos pocos días tuve la gran suerte y el honor de compartir una comida en el rectorado de la Complutense con Manuel Castells, quizás el sociólogo más influyente que tenemos en estos momentos y que, por cierto, acaba de publicar nuevo libro: Comunicación y Poder. En la mesa tratamos muchos temas, principalmente relacionados con el activismo en red; desde los acontecimientos tras el 11-M,  sobre el que también David de Ugarte lleva tiempo analizando, o las pasadas elecciones de EE.UU, entre otros muchos. La entrevista (mejor esta versión extendida) posterior que Juan Cruz de El País, allí presente, realizó al profesor Castells resume muy bien aquella reunión.

Citando a Castells: “el uso de Internet favorece la sociabilidad y disminuye la sensación de aislamiento” y creo que uno de los ejemplos más claros sobre esto es el proyecto colaborativo In Bb 2.0 creado por Darren Solomon; ex-bajista de Ray Charles y ahora liderando Science for Girls.

In Bb 2.0

20 vídeos caseros grabados por personas en distintas partes del mundo al servicio de la imaginación del que lo use. El proyecto es una vuelta de tuerca más a lo que vimos antes con ThruYou, la diferencia estriba entre la pasividad de éste y la proactividad de Bb 2.0.

Es un proyecto hermoso en el que subyacen conceptos como la interactividad, el DIY, el <modo-gurú-on>advenimiento del vídeo como principal actor en la internet que está por venir </modo-gurú-off> y la infinidad de horas que alguien puede dedicar a una pasión.

p.s. Quiero agradecer a Carlos Berzosa, rector de la Complutense y especialmente a Mayte Pascual de RTVE por contar conmigo para esta ocasión ¡gracias!

 

deshumanización

Las entradas de conciertos no son un producto de los proveedores de ticketing sino todo lo contrario, las empresas de ticketing existen porque la gente compra entradas y detrás de eso, está la pasión emocional de muchísimas personas para la cual cada actuación es un momento irrepetible y especial en la vida.

Las soluciones tecnológicas, ahorran tiempo, son cómodas y son rápidas; pero en algunos casos dejan al ser humano y a sus sentidos fuera del escenario.

El otro día compré una entrada en entradas.com. Sin entrar en debates de experiencia de uso, el sistema funcionó. La única manera de conseguir físicamente el ticket era en un cajero de CajaMadrid.

Cual fue mi gran decepción al encontrarme esto:

entrada john fogerty

Un ticket de papel térmico finísimo, exactamente igual que la cuenta cualquiera de una cafetería. Máxima efectividad pero cero emoción. Nada más y nada menos que John Fogerty reducido a unos caracteres ASCII de una base de datos (!).

Ese ticket frío y desangelado habla el lenguaje del ingeniero, del empresario y del político no el de un ser humano que tiene sentidos y emociones.

Es la evolución a peor de los tiempos de ticktackticket en los que existía un “espacio libre para la creatividad a elección del promotor”,  a cambio de matar el color.

entrada man or astroman

El origen, el punto clásico de toda la vida, eran las entradas a color y personalizadas que, los unos por afán coleccionista los otros por recuerdos, van acumulando en cajones, corcheras, agendas o incluso cuadros. Personas para las que la sola visión de cualquiera de ellas desata un torrente de emociones difícil de controlar.

entrada straitjackets

Supongo que el siguiente paso será la eliminación incluso del infecto ticket térmico por una entrada bluetooth/whatever.

Probablemente reciba en mi móvil un JPG personalizado tipo “tú estuviste ahí” capado para que no se pueda enviar a nadie ni modificar y sólo se pueda imprimir una vez. También tendré una carpeta de fotos y vídeos “concierto John Fogerty 2009- no-borrar-buenas-OK-2”;  incluso puede que a posteriori me envíen un link de un vídeo que sólo podré abrir yo con declaraciones del artista sobre sus impresiones de ese concierto y un pase para descargar 2 canciones inéditas (previa alta obligatoria) en una red social asociada al promotor para conocer nuevos amigos con gustos musicales parecidos a los míos en base a un algoritmo de última generación que me tiene calado por mi historial de compra de entradas y discos, lo que escucho en spotify o en mi propio ordenador/gadget y los comentarios que hago por ahí.

No digo que no mole, los tiempos cambian y blablabla, pero hoygan….de verdad que no es lo mismo.

 

JarTops

Jorre Van Ast puede estar contento; una de sus creaciones en pocos meses ha sido premiada en los Dutch Design Awards, seleccionada como uno de los diseños del año por el Design Museum e incluida en la colección permanente del MoMA. No es para menos: Jar Tops es una idea realmente brillante.

JarTops

Jorre ha diseñado cinco “partes de arriba” con diferentes funciones que pueden ser acopladas en las roscas del 90% de los tarros que tengas por casa. Es decir, un tarro de mostaza se puede convertir en un jarra de miel, un tarro pequeño de mayonesa en un salero, un tarro de tomate en un vaso de té…. las posibilidades son enormes.

Tiene muchas características que lo hacen especial:

  • sencillez: es una idea rabiosamente simple, práctica, ingeniosa e incluso divertida.
  • fomenta la cultura del reciclaje: La mayoría de tarros, sea cual sea su forma, tienen casi siempre los mismos diámetros: 70mm, 63mm y 58 mm. Van Ast se fijó en que en la sociedad de la abundancia en la que vivimos los tiempos de “niño, no tires el vaso de la nocilla cuando se termine” se habían terminado hace mucho, la mayoría de tarros que se usan en casa ya no se vuelven a utilizar.
  • placer de uso e interacción: las combinaciones son casi infinitas, ayuda a reinventar los objetos que te rodean en el día a dí­a.
  • precio justo: Te puedes hacer con ellos por 15 euros. Los puedes conseguir en la tienda RoyalVkb: jartops a 15 euros (están en dos colores, antracita y verde).

JarTops

 

Zen Bound

Zen Bound es para mi el juego más innovador, inteligente, adictivo  y que mejor explota las características del iPhone/iPod touch. Lo ha desarrollado la gente de Chillingo, pero la idea es de Mikko ‘Memon’ Mononen, un habitual en la escena demo.

Aparte de explotar como casi nadie el modesto procesador del dispositivo, las características que mejor definen Zen Bound son estas:

  • hostilidad/stress cero: el juego no es agresivo con el jugador (no hay tiempo límite ni puntuaciones).
  • atmósfera: diseñado expresamente para jugar con auriculares, la música y efectos son imprescindibles para aislar al jugador y hacerle concentrarse en el reto. Es un trabajo magní­fico de los fineses Ghost Monkey.
  • simplicidad: sólo hay que envolver un objeto. Interacción entre tres elementos de la naturaleza: madera, cuerda y piedra.
  • re-jugabilidad: cada fase/reto se puede completar de mil maneras, puedes hacerlo a lo bruto, emplear la mínima cantidad de cuerda… infinitas posibilidades.

Zen Bound en acción:


Sin duda Mikko Mononen ha estado indagando en la bella tradición china y japonesa de realizar envases, transportar cosas y empaquetar objetos mediante hojas de bambú, cuerdas de paja y soja, papel…etc…

Tengo la suerte de poseer el libro editado en 1967 en el que Hideyuki Oka, ayudado por el fotógrafo Michikazu Sakai, recopila múltiples ejemplos de estas artes milenarias antes de que el progreso las enterrara en el olvido. Adjunto algunas imágenes:

_0012347.JPG

_0012348.JPG

_0012349.JPG

Zen Bound se une a Super Mario Galaxy en Wii, Polarium en Nintendo DS y Breakquest para PC/Mac como uno de los juegos que más me ha llamado la atención en los últimos tiempos. En la AppStore lo puedes conseguir por 4 euros.

 

nishikigoi

Los nishikigoi (carpas, o “koi”, como se les conoce en occidente erróneamente) tienen una particularidad muy curiosa: el tamaño adulto del pez está en relación directa con su entorno.

Si metemos un nishikigoi en una pecera no crecerá más de 5 cms.  Si por el contrario, lo introducimos en un pequeño estanque podría llegar hasta los 25. En un estanque grande llegaría hasta los 50 cms. y si tiene la fortuna de estar en un lago enorme, puede llegar hasta el metro de longitud o incluso más.

Saqué esta foto cerca de Tokyo hace un tiempo. Es un tipo de nishikigoi, concretamente un kohaku. Recuerdo un pensamiento mientras lo observaba.

nishikigoi kohaku

Un nishikigoi es muy parecido a un humano: al nacer no puede elegir el tamaño, ni el tipo, ni la flora o fauna del estanque en el que vivirá el resto de su vida. No tendrá conciencia al morir de si su tamaño fue grande o pequeño, ni si la flora y fauna que compartió pudo ser otra. Habrá vivido “feliz” consigo mismo y con el lugar que le fue asignado por el azar y los avatares.

Sin embargo un humano tiene la suerte o desgracia de tener conciencia y ahí difiere del nishikigoi. Si es consciente de las limitaciones del estanque que le ha tocado, tiene la facultad de intentar buscar uno más grande en el que poder crecer. También y eso es lo mejor de todo, puede con sus actos contribuir a hacer el estanque de los demás mucho más grande para que puedan crecer el máximo posible.

Cabe preguntarse porqué no somos conscientes tan a menudo de estas cosas y dónde estaríamos si unos cuantos humanos anónimos hubieran caído en el estanque adecuado.