Gladwell, Vesterbacka, Hokusai y J.A. Marina

Si has leí­do Outliers de Malcom Gladwell, recordarás el capí­tulo de la regla de las 10.000 horas. Según Gladwell (que por cierto, ¿a que es clavado a Art Garfunkel?) , es el tiempo que uno necesita de media para obtener la maestría en algo.

Me acordé de este capí­tulo al fijarme en una frase de la reciente y magní­fica entrevista a  Peter Vesterbacka, CEO de Rovio, los creadores del peligrosamente adictivo Angry Birds:

Angry Birds came to be by a very analytical approach. Rovio has been in the business of mobile games since 2003 and has made 50+ games before Angry Birds.

angry21.png

¡Más de 50 juegos antes! de parir el único juego que ha sido capaz de destronar al clásico Bejeweled en número de instalaciones en la reciente historia de los terminales móviles.

Automáticamente me retrotraje a una vieja cita, esta de hace 172 años. Hokusai, el gran maestro japonés de Ukiyo-e cuando contaba con 78 años de edad, en 1838 dijo:

From the age of 6 I had a mania for drawing the shapes of things. When I was 50 I had published a universe of designs. But all I have done before the the age of 70 is not worth bothering with. At 75 I’ll have learned something of the pattern of nature, of animals, of plants, of trees, birds, fish and insects. When I am 80 you will see real progress. At 90 I shall have cut my way deeply into the mystery of life itself. At 100, I shall be a marvelous artist. At 110, everything I create; a dot, a line, will jump to life as never before. To all of you who are going to live as long as I do, I promise to keep my word. I am writing this in my old age. I used to call myself Hokusai, but today I sign my self “The Old Man Mad About Drawing”.

hokusai

A su vez, y por terminar, esto me lleva al gran filósofo toledano José Antonio Marina (en mi opinión y junto a Valentí­ Fuster, quizás en estos momentos de los pocos españoles que quedaría digno en un TED Talk) escribiendo sobre creatividad tal que así­:

Crear es hacer que algo valioso que no existí­a, exista. Incluye la fortaleza, la diligencia, la valentí­a, pero añade un hábito especial: la inteligencia creadora descubre posibilidades en la realidad. Amplí­a por ello nuestro campo de acción. Satisface una universal aspiración: todos queremos ser la ocasión de que algo bueno o bello o valioso suceda.

 

Mr. Roark y Mr. X

“There is something entirely Gargantuan in the idea of economising space by piling houses on top of each other, front doors and all. And in the chaos and complexity of those perpendicular streets anything may dwell or happen” (G.K. Chesterton, The tremendous adventures of Major Brown”, 1905)

Aquí­ están la primera edición en castellano de El Manantial (Editorial Argonauta, Buenos Aires, 1948) de Ayn Rand y el volumen de 2008 editado por Dark Horse Books que recopila todo lo publicado originalmente de Mr.X, el cómic de Dean Motter de mediados de los ’80.

rand-mrx.jpg

Son perfectos para ilustrar que el sueño de un hombre puede ser la pesadilla de otro.

Mr. Roark: El héroe de El Manantial es un brillante arquitecto cuyas ideas son diametralmente opuestas a las establecidas, lo que le convierte en un outsider. Como casi todo lo de Rand, es un canto a la individualidad y al firme deseo de ser siempre fiel y coherente a los propios principios. Pase lo que pase, caiga quien caiga. Roark es un solipsista recalcitrante que lucha contra todo y todos para conseguir finalmente imponer su visión de las cosas.

Mr. X. Es un antihéroe. Fue un arquitecto brillante, con unos ideales igual de bienintencionados que Roark. Abanderado de la Psychetecture, consiguió levantar la ciudad que siempre soñó sin que nadie le modificara nada, Radiant City (sin duda un homenaje a la Ville Radieuse de Le Corbusier). Pero el resultado no fue el esperado. Los ciudadanos sufren alucinaciones, delirios, malestar y la vida en la ciudad resulta tremendamente angustiosa. Tras unos años desaparecido, retorna a la ciudad para tratar de arreglar el entuerto a la vez que lucha contra un terrible y constante sentimiento de culpabilidad.

Siempre he considerado la historia de Mr. X como una continuación apocalí­ptica de El Manantial. ¿Fue esa la intención de Motter?

Nunca me he identificado demasiado con los Roarks que hay por ahí­ sueltos, que son unos cuantos. No veo mucha diferencia entre un Mr. Roark y un Fidel Castro por poner un ejemplo, aunque no hace falta irse tan lejos. Sus intenciones son en origen bienintencionadas, pero esconden una tremenda vanidad, infantilismo, utopí­a y grandes dosis de irritabilidad que afloran en cuanto las cosas no salen como pensaban.

Por supuesto que todos pecamos de solipsismo, pero me siento más afín al de Thoreau en Walden o incluso al de Montaigne esforzándose en sus ensayos por mantener la dignidad personal en una sociedad fanática y destructora que al ególatra de Roark.

Un trasunto actual de Mr. Roark serí­a quizás Steve Jobs. Que a su vez podrí­a convertirse en un hipotético Mr.X., Imaginemos que el iPhone 4 causara daños irreparables al cerebro. Millones de personas afectadas, muertes por doquier en aras del “best phone ever”, un nuevo Bophal…. Jobs intenta arreglarlo todo con la ayuda del presidente. Hoygan, llamen a David Fincher o alguno de esos.

Por otro lado,  ¿será Paolo Soleri el nuevo Mr.X, la Arcology una evolución de la Psychetecture y Arcosanti la nueva Radiant City?

¿Quién es tu Mr. X? ¿Y tu Mr. Roark?

Para terminar dejo un par de ilustraciones de Mr. X., quizás la más bella conjunción de expresionismo alemán y ciencia ficción en el mundo del cómic. El trabajo de los entonces jóvenes, y ahora bien reconocidos, Seth, los hermanos Hernández: Jaime, Mario, Gilbert, Paul Rivoche...aderezados con los guiones de Motter es una delicia.

_0016113.JPG

deanmotter.jpg

 

e-books

e-books

Es fascinante todo lo que está ocurriendo en torno a los e-books. Asistir en directo a la transformación, no sabemos muy bien aún cómo o hacia dónde, de la industria de los contenidos es un privilegio.

Este post es para gente que le guste leer libros, no es un análisis de features de dispositivos, ni soy un steampunk nostálgico.

Los lectores de e-books que conozco (Kindle, iPad, Nook) son increíles, asombrosos, pero por unas cosas o por otras me siguen pareciendo primitivos para leer libros y creo que todavía quedan bastantes temas por resolver, sobretodo emocionales. Lo bonito es que estoy absolutamente seguro que dentro de unos años, todas los aspectos y preguntas que planteo a continuación tendrán su respuesta:

  • portadas/serendipity: ya no podrá cotillear qué está leyendo ese hombre atribulado del parque o la chica misteriosa del metro. He descubierto decenas de libros así.
  • autosuficiencia: un libro no depende de nada exterior para funcionar, con los e-books dependemos de las  baterías de litio, cables y red eléctrica.
  • préstamos/regalos:  el intercambio o los regalos han sido una fuente inagotable de felicidad (dada y recibida). ¿qué emoción hay en regalar un PDF? dado el caso ¿podré hacerlo en esta época de DRM´s absurdos? ¿cómo se presta un e-Pub?
  • fragilidad: un libro se puede caer n veces y seguirá funcionando, vamos a asistir a muchos dramas con iPads estrellados e inutilizados por gatos, niños, resbalamientos, etc…
  • ex-libris: es nerdo y vanidoso tener uno, pero es algo maravilloso cuando contemplas bibliotecas ajenas o compras libros rarunos.
  • marcapáginas: ¿quién no guarda algunos especiales o de librerías mí­ticas? ¿quién no tiene varios en su libro de cabecera?
  • censura: Apple, Amazon y Barnes&Noble deciden qué puedo leer y qué no. Son corporaciones estadounidenses y se rigen por criterios morales subjetivos.
  • obsolescencia: CDROM, DVD, LaserDisc, VHS…. ¿será el ePub otro más? No hay nada más efí­mero que los “formatos duraderos”. ¿funcionará mi e-book dentro de 15 años? Mis libros de editoriales que han desaparecido hace décadas siguen funcionando. ¿qué haré si quiebra Apple o Amazon?
  • wabi-sabi: la pátina del tiempo nunca dejará su impronta en un PDF y si alguna vez lo hace, estoy convencido de que no será tan hermosa como en el caso de los libros.

¿cómo resolveríais estos aspectos? ¿qué se os ocurre? ¿alguien tiene alguno para añadir a la lista?

 

FBI, e-gob y apps

La aplicación gratuita para iPhone de los más buscados del FBI es muy curiosa. Es un listado con descripción y foto de los delincuentes, terroristas y niños prioritarios para la agencia. La genialidad está en que si me cruzo por la calle, restaurante o bar a una de estas personas, puedo enviar mi posición al FBI, un “hey, le acabo de ver aquí y ahora”.

No harán mucho caso de las posiciones que he enviado de prueba; sin embargo, si varios móviles distintos estuvieran enviando su geoposicionamiento sobre cierta persona alrededor de un mismo punto sí que se lo van a tomar muy en serio.

Es un aplicación gratuita se desarrolla en medio día y es un claro ejemplo de por qué las administraciones americanas, a pesar de sus defectos, llevan el liderazgo en iniciativas de gobierno-e.

most wanted

Esta app la descubrí gracias a David. Siempre que veo a alguien con un iphone/android le pregunto ipso facto qué aplicaciones son las que considera más valiosas/útiles/bizarras. Me recuerda al “¿qué juegos tienes?” de las consolas hace años.  También me fijo mucho en cómo las organizan. Resulta extremadamente curioso. La posibilidad de tener varios desktops multiplica las posibilidades de organización.

Esta es la mía: Primer desktop para lo que uso con muchísima frecuencia, luego todo lo relativo a geolocalización,  después utilidades que uso de vez en cuando y finalmente las apps en cuarentena que estoy probando/testando.

desktop apps

No sé si tiene sentido, pero si a alguien le apetece mandarme sus capturas de cómo lo tiene organizado, igual hago un post con todas ellas.