JarTops

Jorre Van Ast puede estar contento; una de sus creaciones en pocos meses ha sido premiada en los Dutch Design Awards, seleccionada como uno de los diseños del año por el Design Museum e incluida en la colección permanente del MoMA. No es para menos: Jar Tops es una idea realmente brillante.

JarTops

Jorre ha diseñado cinco “partes de arriba” con diferentes funciones que pueden ser acopladas en las roscas del 90% de los tarros que tengas por casa. Es decir, un tarro de mostaza se puede convertir en un jarra de miel, un tarro pequeño de mayonesa en un salero, un tarro de tomate en un vaso de té…. las posibilidades son enormes.

Tiene muchas características que lo hacen especial:

  • sencillez: es una idea rabiosamente simple, práctica, ingeniosa e incluso divertida.
  • fomenta la cultura del reciclaje: La mayoría de tarros, sea cual sea su forma, tienen casi siempre los mismos diámetros: 70mm, 63mm y 58 mm. Van Ast se fijó en que en la sociedad de la abundancia en la que vivimos los tiempos de “niño, no tires el vaso de la nocilla cuando se termine” se habían terminado hace mucho, la mayoría de tarros que se usan en casa ya no se vuelven a utilizar.
  • placer de uso e interacción: las combinaciones son casi infinitas, ayuda a reinventar los objetos que te rodean en el día a dí­a.
  • precio justo: Te puedes hacer con ellos por 15 euros. Los puedes conseguir en la tienda RoyalVkb: jartops a 15 euros (están en dos colores, antracita y verde).

JarTops

 

SpY

SpY fue uno de los integrantes del conocidísimo grupo de grafiti de Madrid: Los Reyes del Mambo.

Hace tiempo que va por libre; para algunos es el Blek Le Rat / Banksy / name-it / madrileño. Para mi es como si Chema Madoz hubiera salido del estudio tras mojarse de agua pasadas las 12 de la noche.

Madrid está lleno últimamente de gente que se expresa en la calle, la mayoría, bastante discretos.

SpY y, quizás Sam3, están muy por encima de la media y puede que lleguen a ser los dignos sucesores de Juan Carlos Argüello (el legendario Muelle) o Glub, como artistas que marcaron una época dejando su personal impronta en las calles de la ciudad. Obviamente sus actidudes, intenciones, estilos y obras son muy dispares entre sí­.

Hace unos meses hablábamos de Aram Bartholl y sus intervenciones en la ciudad, mezclando realidades online-offline. Da gusto ver que por aquí­ también tenemos gente con el mismo talento.

Para conocer más de su obra lo mejor es pasear por la ciudad con ojos atentos o consultar su web: SpY.

Para abrir boca, unas imagenes (extraí­das de su web).

SpY

SpY

SpY

SpY

 

Robert Kalina y el diseño de los billetes de euro

Diseñar algo que van a usar, tocar y ver más de 300 millones de personas de distintos países y culturas todos los días no es fácil. Trasladar una idea casi utópica desde un boceto a los bolsillos de tanta gente fue un proceso que duró más de 10 años. Obviando la parte política, hay aspectos en términos de diseño muy interesantes.

Objetivo: Diseñar los billetes y monedas que usarán todos los europeos.

¿de cuánto serían las monedas y billetes? Se acordó que la moneda de mayor denominación sería la de dos euros, y el billete de menor valor, el de cinco euros. Después, se buscó una serie sencilla de valores que facilitara su manejo, la secuencia 1:2:5, válida tanto para los billetes como para las monedas. Así­, se decidió finalmente que hubiera ocho monedas, cuyos valores iban desde 1 céntimo a 2 euros, y siete billetes, de 5 a 500 euros.

Diseño de las monedas: se acordó un anverso común y un reverso personalizable por cada paí­s.

Diseño de los billetes: El proceso fue más complejo. La propuesta ganadora se eligiría por concurso público y restringido a dos estilos únicamente: tradicional (épocas y estilos europeos) o moderno/abstracto. Se presentaron 29 equipos de diseño y 14 diseñadores de los bancos centrales europeos sumando un total de 44 propuestas.
Diseño de billetes de Robert Kalina

Fue elegida la propuesta de Robert Kalina presentada por el Österreichische Nationalbank de Austria, que resolvió con ingenio el duro briefing. Destaco algunos aspectos.

Prohibición de cualquier rasgo de identidad nacional

solución: Kalina pensó en puertas y ventanas para los anversos como símbolo de apertura en la UE y en puentes en el reverso como metáfora de la cooperación y comunicación entre los pueblos europeos. Aparte se incluyó un mapa de Europa y la bandera común. Los estilos reflejados son los principales perí­odos de la historia cultural europea:

  • Clásico (5€)
  • Románico (10€)
  • Gótico (20€)
  • Renacimiento (50€)
  • Barroco (100€)
  • Edad del Hierro y el Cristal (200€)
  • Arquitectura Moderna (500€).

Los puentes y ventanas no existen, son recreaciones de estos estilos.

Los billetes han de tener caraceterí­sticas que faciliten su reconocimiento por discapacitados visuales.

solución:

  • inclusión de superficies en relieve sensibles al tacto
  • billetes de distintos tamaños.
  • fuerte contraste de color:  puestos juntos, se distinguen fácilmente
  • cifras grandes y legibles

Caracterí­sticas de seguridad contra falsificación y seguridad.

solución:

  • marca de agua
  • hilo de seguridad
  • impresión calcográfica
  • hologramas
  • tintas de aspecto variable

El Banco Central Europeo hizo una exposición donde se podían ver muchos de los diseños presentados a concurso en 1996. El catálogo de la muestra, está disponible en un precioso PDF: Euro banknote design exhibition. Se pueden ver muchas de las ideas presentadas, con múltiples diseños. Creo que eligieron bien visto lo visto.

diseños de billetes de euro

Kalina aparte de los billetes de Euro, ha diseñado los billetes de Bosnia, Azerbaiyán, Malasia y Siria. Y según cuenta en una entrevista para El País, le gustarí­a “lavarle la cara al dólar“.

p.s. he decidido abrir por primera vez los comentarios en los posts después de casi 9 años.

 

de frustraciones

Desde hace unos años casi todos los automóviles disponen de un sistema OBD. Un estándar que permite un control y monitorización casi al completo del motor y otros dispositivos del vehículo. Normalmente, en una revisión, se conecta con el OBD y se analizan tanto los datos con el coche en funcionamiento como los que el sistema ha ido almacenando.

En algunos casos el cockpit del coche permite interactuar con el OBD. Algunos sistemas populares son MMI de Audi,  iDrive de BMW o Comand de Mercedes-Benz.

He tenido la oportunidad de trastear bastante con estos tres interfaces. Ninguno de ellos solventa con holgura los principios más elementales de usabilidad y diseño de interacción (y no será por falta de medios o recursos).

  • aprendizaje: ¿cómo de intuitivo resulta hacer algo la primera vez que te enfrentas al interfaz?
  • efectividad:  una vez medio aprendido el interfaz ¿cuánto se tarda en descubrir y llevar a cabo otras funcionalidades?
  • recuerdo: ¿sabré usarlo bien la próxima vez que me enfrente a él cuando haya pasado un tiempo?
  • errores: ¿qué indulgencia tiene el sistema ante los errores no forzados?
  • satisfacción: ¿se siente placer al interactuar con el interfaz?.

Añadirí­a otro punto más:

  • distracción: tiempo mirando la pantalla del interfaz versus tiempo centrado en la conducción.

Muchos de los diseños más logrados de la historia provienen de frustraciones. Alguien, hundido ante una tarea imposible de solventar con lo existente, colérico por no encontrar nada que satisfaga una necesidad o desesperado por no poder adaptar algo creado, se pone manos a la obra y con tal de no volver a sentirse impotente nunca más, crea algo que el público convierte en un grito alborozado de “¿por qué nadie lo habí­a hecho antes?”.  Ahí están la vinagrera de Marquina o el mismo Youtube.

Los chicos de DevToaster precisamente por esto, han creado Rev, un escaner del OBD que transmite via wifi al Iphone/Ipod touch toda la telemetrí­a del vehí­culo tamizada por un interfaz táctil e intuitivo,  liberalizando los datos del corsé de los interfaces/diseños de los aparatosos sistemas creados por los fabricantes:

Accediendo al OBD, se puede saber desde la emisión de gases, hasta las revoluciones por minuto, pasando por la posición del acelerador o el gasto de combustible…hasta varias decenas de cosas más.

La aplicación en versión lite, se puede descargar de la AppStore gratis. Sin el hardware OBD/WLAN sólo podremos disfrutar de la telemetrí­a de aceleración (la que en las transmisiones de F-1 hace relación a las fuerzas G) y la navegación GPS.

Rev en acción

Para el resto de opciones hay que esperar a que está el hardware disponible. Lo mejor es seguir atentos al web de Rev a la espera de noticias para poder difrutar de todas sus opciones.

opciones de Rev

 

Stephen Hawking y Arun Mehta

eLocutor

“El Profesor Hawking únicamente puede pulsar un botón”

Esa frase fue el único briefing que Arun Mehta recibió cuando tuvo que rediseñar e implementar todo el sistema que permite a Stephen Hawking relacionarse (hablar, escribir, leer…) con el mundo que le rodea.

El enésimo fallo en Equalizer (software creado en 1987 y basado en DOS que hasta entonces estaba utilizando Hawking) y sus limitaciones al ser software cerrado, fueron los detonantes de que sus asesores encargaran un nuevo sistema.

La información creada, almacenada y accesible por medios digitales tiene dos grandes amenazas. La obsolescencia y la vulnerabilidad. Son dos problemas que se minimizan con frecuencia, pero que suponen realmente un desafí­o enorme del que no somos plenamente conscientes.

La primera decisión de Mehta fue la de apostar por el código abierto y libre, por si algún dí­a él no pudiera actualizar o arreglar posibles incidencias. La segunda gran decisión de partida, fue la intención de hacer llegar todo el software a cuantas personas pudiera ser útil. No querían ayudar a una única persona, sino a muchas.

Todo lo relacionado con eLocutor (código, demostraciones, proyectos, add-ons) está disponible gratuitamente para que cualquiera pueda hacer lo que quiera con él.

En términos de interacción, el reto es increíble. Poder “copypastear”, escribir, leer, buscar, navegar, acceder a archivos… en resumen, crear un sistema operativo controlado por un único botón y sin que sea insufrible para el usuario, es de una complejidad enorme.

Un botón es binario, sólo permite 2 estados. Sin embargo, Mehta se las ingenió para usar el factor tiempo (transcurrido entre acciones o estados) para tener un elemento más en la fórmula y ampliar posibilidades.

Mehta lo cuenta todo en uno de los 33 capítulos de un libro precioso y atípico sobre ingeniería del software llamado Beautiful Code, en el que varios programadores explican cómo piensan y cómo afrontaron distintos retos. Luis en Ziritione, hace una review más extensa.

Beautiful Code