Heidegger y la era post-PC

Martin Heidegger escribió la mayor parte de sus obras en una austera y apartada cabaña en Todtnauberg, una pequeña localidad de la Selva Negra alemana. Como Thoreau, Heráclito y otros célebres cabañistas, necesitaba para crear la soledad que únicamente el contacto directo con la naturaleza y los elementos son capaces de brindar. Allá­ terminó hacia 1927 Sein und Zeit (El ser y el tiempo), quizás su obra más importante.

 La cabaña de Heidegger

En una de las ideas principales del libro, Heidegger nos viene a decir que…

“entendemos el mundo en términos de lo que podemos hacer con lo que encontramos en él” 

Quizás un ejemplo actual de lo que nos querí­a contar el cascarrabias teutón bien pudiera ser Online Now. Un fantástico corto de los chicos de Pocket Jakes, en el que más de uno se va a sentir reflejado.

Este ví­deo ilustra y complementa un soberbio estudio publicado por Google de obligada lectura: The New Multi-screen World [PDF]

El advenimiento de las últimas tecnologías de la era post-PC en la que estamos inmersos está aún en sus estadios iniciales. Pero es indudable que, poco a poco, hábitos, costumbres y patrones sociales esán cambiando.

Juan Leal, hablaba justo hace unos dí­as de esto también en otro recomendable post: gestos, posturas y ritos digitales.

Cada generación ha creído que vive en el momento más crucial de la historia de la humanidad; postura egocéntrica pero, probablemente, inevitable y comprensible. Aún así, quién sabe si lo que estamos presenciando y sus consecuencias se analicen en el futuro en algún museo (o su equivalente) como hacemos ahora con la aparición de la rueda, la edad del bronce o el alfabeto.

Eso sí­, espero que no le dediquen un espacio a esa invención surgida del mismí­simo averno que es el Whatsapp.

bola extra: Recomiendo encarecidamente un libro magnífico del arquitecto Adam Sharr con fotografí­as de Digne Meller-Marcovicz  que disecciona admirablemente la relación de Heidegger con su cabaña Heidegger’s Hut 

 

Gladwell, Vesterbacka, Hokusai y J.A. Marina

Si has leí­do Outliers de Malcom Gladwell, recordarás el capí­tulo de la regla de las 10.000 horas. Según Gladwell (que por cierto, ¿a que es clavado a Art Garfunkel?) , es el tiempo que uno necesita de media para obtener la maestría en algo.

Me acordé de este capí­tulo al fijarme en una frase de la reciente y magní­fica entrevista a  Peter Vesterbacka, CEO de Rovio, los creadores del peligrosamente adictivo Angry Birds:

Angry Birds came to be by a very analytical approach. Rovio has been in the business of mobile games since 2003 and has made 50+ games before Angry Birds.

angry21.png

¡Más de 50 juegos antes! de parir el único juego que ha sido capaz de destronar al clásico Bejeweled en número de instalaciones en la reciente historia de los terminales móviles.

Automáticamente me retrotraje a una vieja cita, esta de hace 172 años. Hokusai, el gran maestro japonés de Ukiyo-e cuando contaba con 78 años de edad, en 1838 dijo:

From the age of 6 I had a mania for drawing the shapes of things. When I was 50 I had published a universe of designs. But all I have done before the the age of 70 is not worth bothering with. At 75 I’ll have learned something of the pattern of nature, of animals, of plants, of trees, birds, fish and insects. When I am 80 you will see real progress. At 90 I shall have cut my way deeply into the mystery of life itself. At 100, I shall be a marvelous artist. At 110, everything I create; a dot, a line, will jump to life as never before. To all of you who are going to live as long as I do, I promise to keep my word. I am writing this in my old age. I used to call myself Hokusai, but today I sign my self “The Old Man Mad About Drawing”.

hokusai

A su vez, y por terminar, esto me lleva al gran filósofo toledano José Antonio Marina (en mi opinión y junto a Valentí­ Fuster, quizás en estos momentos de los pocos españoles que quedaría digno en un TED Talk) escribiendo sobre creatividad tal que así­:

Crear es hacer que algo valioso que no existí­a, exista. Incluye la fortaleza, la diligencia, la valentí­a, pero añade un hábito especial: la inteligencia creadora descubre posibilidades en la realidad. Amplí­a por ello nuestro campo de acción. Satisface una universal aspiración: todos queremos ser la ocasión de que algo bueno o bello o valioso suceda.

 

FBI, e-gob y apps

La aplicación gratuita para iPhone de los más buscados del FBI es muy curiosa. Es un listado con descripción y foto de los delincuentes, terroristas y niños prioritarios para la agencia. La genialidad está en que si me cruzo por la calle, restaurante o bar a una de estas personas, puedo enviar mi posición al FBI, un “hey, le acabo de ver aquí y ahora”.

No harán mucho caso de las posiciones que he enviado de prueba; sin embargo, si varios móviles distintos estuvieran enviando su geoposicionamiento sobre cierta persona alrededor de un mismo punto sí que se lo van a tomar muy en serio.

Es un aplicación gratuita se desarrolla en medio día y es un claro ejemplo de por qué las administraciones americanas, a pesar de sus defectos, llevan el liderazgo en iniciativas de gobierno-e.

most wanted

Esta app la descubrí gracias a David. Siempre que veo a alguien con un iphone/android le pregunto ipso facto qué aplicaciones son las que considera más valiosas/útiles/bizarras. Me recuerda al “¿qué juegos tienes?” de las consolas hace años.  También me fijo mucho en cómo las organizan. Resulta extremadamente curioso. La posibilidad de tener varios desktops multiplica las posibilidades de organización.

Esta es la mía: Primer desktop para lo que uso con muchísima frecuencia, luego todo lo relativo a geolocalización,  después utilidades que uso de vez en cuando y finalmente las apps en cuarentena que estoy probando/testando.

desktop apps

No sé si tiene sentido, pero si a alguien le apetece mandarme sus capturas de cómo lo tiene organizado, igual hago un post con todas ellas.

 

In Bb 2.0 y Manuel Castells

Hace unos pocos días tuve la gran suerte y el honor de compartir una comida en el rectorado de la Complutense con Manuel Castells, quizás el sociólogo más influyente que tenemos en estos momentos y que, por cierto, acaba de publicar nuevo libro: Comunicación y Poder. En la mesa tratamos muchos temas, principalmente relacionados con el activismo en red; desde los acontecimientos tras el 11-M,  sobre el que también David de Ugarte lleva tiempo analizando, o las pasadas elecciones de EE.UU, entre otros muchos. La entrevista (mejor esta versión extendida) posterior que Juan Cruz de El País, allí presente, realizó al profesor Castells resume muy bien aquella reunión.

Citando a Castells: “el uso de Internet favorece la sociabilidad y disminuye la sensación de aislamiento” y creo que uno de los ejemplos más claros sobre esto es el proyecto colaborativo In Bb 2.0 creado por Darren Solomon; ex-bajista de Ray Charles y ahora liderando Science for Girls.

In Bb 2.0

20 vídeos caseros grabados por personas en distintas partes del mundo al servicio de la imaginación del que lo use. El proyecto es una vuelta de tuerca más a lo que vimos antes con ThruYou, la diferencia estriba entre la pasividad de éste y la proactividad de Bb 2.0.

Es un proyecto hermoso en el que subyacen conceptos como la interactividad, el DIY, el <modo-gurú-on>advenimiento del vídeo como principal actor en la internet que está por venir </modo-gurú-off> y la infinidad de horas que alguien puede dedicar a una pasión.

p.s. Quiero agradecer a Carlos Berzosa, rector de la Complutense y especialmente a Mayte Pascual de RTVE por contar conmigo para esta ocasión ¡gracias!

 

deshumanización

Las entradas de conciertos no son un producto de los proveedores de ticketing sino todo lo contrario, las empresas de ticketing existen porque la gente compra entradas y detrás de eso, está la pasión emocional de muchísimas personas para la cual cada actuación es un momento irrepetible y especial en la vida.

Las soluciones tecnológicas, ahorran tiempo, son cómodas y son rápidas; pero en algunos casos dejan al ser humano y a sus sentidos fuera del escenario.

El otro día compré una entrada en entradas.com. Sin entrar en debates de experiencia de uso, el sistema funcionó. La única manera de conseguir físicamente el ticket era en un cajero de CajaMadrid.

Cual fue mi gran decepción al encontrarme esto:

entrada john fogerty

Un ticket de papel térmico finísimo, exactamente igual que la cuenta cualquiera de una cafetería. Máxima efectividad pero cero emoción. Nada más y nada menos que John Fogerty reducido a unos caracteres ASCII de una base de datos (!).

Ese ticket frío y desangelado habla el lenguaje del ingeniero, del empresario y del político no el de un ser humano que tiene sentidos y emociones.

Es la evolución a peor de los tiempos de ticktackticket en los que existía un “espacio libre para la creatividad a elección del promotor”,  a cambio de matar el color.

entrada man or astroman

El origen, el punto clásico de toda la vida, eran las entradas a color y personalizadas que, los unos por afán coleccionista los otros por recuerdos, van acumulando en cajones, corcheras, agendas o incluso cuadros. Personas para las que la sola visión de cualquiera de ellas desata un torrente de emociones difícil de controlar.

entrada straitjackets

Supongo que el siguiente paso será la eliminación incluso del infecto ticket térmico por una entrada bluetooth/whatever.

Probablemente reciba en mi móvil un JPG personalizado tipo “tú estuviste ahí” capado para que no se pueda enviar a nadie ni modificar y sólo se pueda imprimir una vez. También tendré una carpeta de fotos y vídeos “concierto John Fogerty 2009- no-borrar-buenas-OK-2”;  incluso puede que a posteriori me envíen un link de un vídeo que sólo podré abrir yo con declaraciones del artista sobre sus impresiones de ese concierto y un pase para descargar 2 canciones inéditas (previa alta obligatoria) en una red social asociada al promotor para conocer nuevos amigos con gustos musicales parecidos a los míos en base a un algoritmo de última generación que me tiene calado por mi historial de compra de entradas y discos, lo que escucho en spotify o en mi propio ordenador/gadget y los comentarios que hago por ahí.

No digo que no mole, los tiempos cambian y blablabla, pero hoygan….de verdad que no es lo mismo.