shadow of the colossus

Per tutti la morte ha uno sguardo.
Verrà  la morte e avrà  i tuoi occhi.
Sarà come smettere un vizio,
come vedere nello specchio
riemergere un viso morto,
come ascoltare un labbro chiuso.
Scenderemo nel gorgo muti.
(Cesare Pavese)

sotc.jpg

(Nikola Tesla escoltando la re-edición de Ico y Shadow of the Colossus)

Siete años después de su lanzamiento, he vuelto a jugar a Shadow of the Colossus en la nueva edición remasterizada que aprovecha la potencia de PS3.

La maravilla de Fumito Ueda vuelve, más bella que nunca, inmersa en una orgía de framerates en full HD para volver a demostrar que no hay nada aún que la iguale. Objetivamente, es uno de los mejores videojuegos jamás creados.

Tras volverlo a terminar, la sensación creo que es la misma que observo en amigos cuando finalizan una de esas series tan en boga a las que están enganchados (que siempre es “la mejor de la historia, deberías verla”); esos a los que ves unos dí­as después alelados, ausentes, sin afeitar, desaliñdos…balbuciendo con un hilo de voz  ¿y ahora qué? después de esto… ¿qué hay?  ¿qué va a ser de mí­?

SotC es una historia de amor y soledad; también de muerte y resurrección. De tesón, empeño y perseverancia. A su narrativa le han dedicado incluso tesis doctorales.  Se combinan sin igual estados de extática contemplación cabalgando en silencio que, a saber por qué, me evocan el inicio de un olvidado ví­deo de Frank Tovey (homenajeadas un tanto superfluamente en Red Dead Redemption a base de José González) con virulentos estallidos de violencia inolvidables.

sotc2.jpg

No quiero hacer una review al uso, que ya hay miles y muy buenas, pero sí usar SotC como epí­tome del jefe final.

No hay nada que ponga más a un jugador de videojuegos que un “monstruo de la pantalla final” que no defraude. Esos cambios en la música que preceden su aparición,  el desconcierto inicial, la táctica a seguir. Todos guardamos en la memoria enfrentamientos mí­ticos.

Una de las originalidades de SotC es que no hay uno, sino ¡16! cada cual mejor que el anterior. Entre medias no hay nadie, estás solo en un vastísimo terreno. No hay nada. Ni siquiera música, salvo el sonido ambiente. Es inevitable no acordarse de Heracles y sus trabajos, de Ulises y Polifemo, también del Coloso de Goya, los hecatónquiros o los viajes de Simbad.

Dar con estos dieciseis colosos resulta arduo, mucho más ejecutarlos; precisamente por eso resultan inolvidables. La majestuosidad de Avion… el esplendor ponzoñoso de Hydra… el acongojamiento frente a Argus…el pavoroso apocalípsis final con Malus…

big.jpg

En diez años, el genial equipo de Team Ico (ya hablé de ellos cuando vinieron a España al Art Futura de 2005) solo ha sacado dos juegos, ambos absolutamente rompedores. Ahora están preparando el tercero, llevan muchos años desarrollándolo y no se sabe muy bien cuándo saldrá. Se llama The Last Guardian y por lo menos ya tiene trailer.

La reedición incluye ICO,  primer juego del estudio lanzado en 2001, también remasterizado.  Legendario y distinto, al que sin embargo no creo que vuelva a jugar. Tras un primer envite, no me acordaba lo desesperante que resulta la simbiosis con Yorda y al final acabo como el genial Yayo Guridi (los que hayan jugado lo entenderán).

2011 ha sido un año genial en cuanto a juegos, si buscáis inspiración para la próxima adquisición recomiendo el ranking de Kill Screen de los pocos que hay independientes y sinceros. Tengo mucha ganas de probar Catherine.

Por último os animo a donar los juegos y consolas que ya no utiliceis a Juegaterapia; están haciendo una labor encomiable y toda ayuda es bienvenida.

[actualización] en los comentarios hay colaboraciones magníficas. ¡gracias!

 

7 thoughts on “shadow of the colossus

  1. Es alucinante como Team ICO consigue definir un personaje (Wander) sin definirlo en absoluto. El desarrollo entre colosos, largo, sin música, en muchas ocasiones teniendo que repetir cientos de veces tramos enormes tras caerte por un risco insignificante y sin guión alguno, dota sin embargo a Wander de una personalidad única definida solo por la propia mecánica del juego. Menudo logro, joder!

    Wander es perseverante, luchador… Todas las características que el juego reclama del jugador, forman la personalidad de uno de los personajes más molones de la historia de los videojuegos.

    Hay algo mágico en esa especie de adolescente melancólico que, sin abrir la boca, recorre mundos enteros enfrentándose calmo y con paciencia a bichos gigantescos con talones de Aquiles escondidos.

    La misma magia que supongo que hay en los tipos capaces de hacer el viaje dos veces! : )

  2. gracias Keko (precioso comentario)! gracias Jesús!

    molaría que aquí en los comments pusiéramos nuestros jefes legendarios, daría casi para otro post.

  3. He tenido que googlear un poco, pero yo me quedo con:

    – Ganon en Legend of Zelda A Link To The Past, of course.
    – Otro obvio, Mother Brain en Super Metroid, tengo un savestate en la GP2X para matarlo de vez en cuando :D
    РTyson en el Punchout de la NES, tambi̩n lo juego de vez en cuando, aunque hace a̱os que me es imposible ganarle.
    – El diablo del Little Nemo de la NES, no es un gran final boss, pero es el primero que recuerdo haber matado.
    – Y por poner algo de cosas más modernas: Team Plasma en Pokemon Black y Archdemon en Dragon Age (que me gustó menos que otros RPGs como Fallout 3 u Oblivion, pero los final Boss de estos, son una chufla)

  4. Qué bellas palabras Keko! Justo te has fijado en un aspecto de Wander que se
    suele pasar por alto.

    Tus hermosa descripción del personaje me recuerda una de Heracles que normalmente se atribuye al Licimnio de Eurípides. Son prácticamente idénticas! :-DD

    “Sencillo, sin tapujos, capaz de las mayores empresas, enfocando todo su saber a la acción, desprovisto de palabrería”.

  5. Hi admin, i must say you have high quality content here.

    Your page should go viral. You need initial traffic only.

    How to get it? Search for; Mertiso’s tips go viral

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *